guillermo-avalos-

Hola, mi nombre es Guillermo Avalos, mi ruta hacia Antofagasta, II Región de Chile, para participar del Primer Motoencuentro de la Agrupación Femenina Furias Negras, comenzó el día jueves 16 del presente mes,  saliendo desde mi domicilio a las 09:00 horas  de la ciudad de Arica ,  tomando rumbo sur por la ruta nro. 5 , recorrido el cual fue interrumpido a pocos kilómetros en la cuesta de Acha  por trabajos en la vía, hecho que retraso mi viaje, siendo  frecuente durante el trayecto, como en  las cuestas de Camarones, Tana y Tiliviche y cercanía del poblado de Victoria,

guillermo-primero-en-llegar-motoencuentro-antofagastasumando horas al trayecto, lo cual no fue un problema en si, en comparación al sol reinante y viento cálido,  típico del desierto más árido del mundo, el cual dificulta la conducción, arribando  a Pozo Almonte,  lugar donde almorcé y descanse, atravesando la pampa del Tamarugal para llegar al cruce de la ruta 5 con camino a Tocopillla, tomando la decisión de pernoctar en el lugar en atención al viento fuerte que azotaba el sector  y que pronto oscurecería,  para lo cual utilice como parapeto para mi carpa  y moto un costado de la garita de Carabineros existente en el lugar, la cual no es utilizada, pasando una noche muy  fría, retomando el viaje a las 08:00 horas,  momento en que llego a dicha  garita un matrimonio en un furgón para vender a los viajante que pasan café, te, aves mayos, churrascos etc., con lo cual fueron recompensados mis peticiones de poder  tomar algo caliente antes de partir.

 Luego de este regalo divino  reanude el camino por la ruta 5,  llegando a la localidad de Baquedano proveyéndome de agua mineral y solicitándole al vendedor que me atendió que me tomara una fotografía para el recuerdo de mi paso por el pueblo, enfilando  al lugar del encuentro arribando aproximadamente a las 12:30 horas, llamándome la atención la ubicación de este y la vegetación reinante en pleno desierto.

 Fuí recibido por la “Loba” integrante de   Furias Negras, quien simpáticamente  me mostró el lugar e indico donde podía armar mi carpa y  me señalo algo muy importante,  que era el primer motoquero en llegar, situación que a la postre me valió el reconocimiento por  parte  del club anfitrión  con un lindo diploma como el motoquero mas puntual, el cual ahora adorna un lugar  destacado de mi hogar, entregándome este viaje una linda experiencia al encontrarme con viejos amigos y conocer nuevas amistades,   como asimismo la enseñanza de disfrutar del viaje arriba de dos ruedas, dejando de lado las comodidades  que ofrece la vida moderna , acrecentando la pasión por las motos .

Comments

comments