ellaslasdiosas

Hoy, en una tarde fría, pero apacible, quisiera reflexionar sobre “Ellas”…  las compañeras de viaje.

Cuando me inicié en esto, pensé en quitar los pedalines traseros. Para qué estaban?…

Luego entendí que eran muy útiles en viajes largos.

Pero, al poco tiempo me di cuenta que muchos motociclistas, ahí atrás, llevaban una mujer.

Yo pensaba: Más kilos, mayor cantidad de equipaje, menos capacidad de maniobra ante una emergencia… rara costumbre.

Pensamiento de novato. Luego, con más experiencia, al fin pude comprender:

Son Diosas!!!!!

Saben de motos; algo de mecánica. Miran las cubiertas, revisan que el equipaje esté bien atado… engrasan la cadena!!!

Saben viajar con lo justo… son conscientes de lo que significa la palabra “espacio”, en una moto.

Aceptan con naturalidad ser parte de un grupo mayoritariamente masculino. No tratan de llamar la atención y no hacen “caritas” si alguno dice una grosería.ellas las diosas

Se levantan a buscar una cerveza si ven que se terminan. Se cortan solas, su porción de asado.

No se quejan del frío… de la lluvia.

Moteras de alma. Compañeras incondicionales. Totalmente adaptables a las circunstancias que se presenten.

Insisto: Diosas… Admirables mujeres. Únicas.  

Estúpido de mi…. tardar en entenderlo.

Pero,… todo tiene un pero…  Salvo contadas excepciones.

También hay de las “otras”… quizás, no tan “Diosas”.

-Ese equipo de agua no me lo pongo, me queda horrible!-

-¿Cuándo  llegamos?- 

-Necesito un baño!-

– Se me duermen los muslos! Pará!!-

-Necesito un café, tengo frío. Me estoy helando!!-

-Tus amigos son unos groseros!-  

-No van a poner platos?…. Cómo comemos?-

-Dónde se supone que vamos a dormir? Yo, en carpa, ni loca!!!

Etc. Etc… y,… 43 “etcéteras” más. Ayudenme… sé que han escuchado más…

Bien…  Reflexiono y me pregunto….¿A qué van?… Es  evidente que no les gusta, que no están cómodas,… Entonces,

¿A qué mierda van?

Yo lo sé. Y no necesito andar en moto un millón de kilómetros, para saberlo.

No soportan que puedas ser feliz, SIN ellas.

El único placer que sienten al subirse a la moto es saber que te están cagando el viaje. 

Si. Disfrutan tu cara de amargura. Era su objetivo.

Pero peor sos vos, amigo pollerudo (dominado), que te resignás a que te joda el viaje. TU viaje!

No es necesario que la mates. Se puede intentar algo. Sutilmente…sin violencia.  

Si sufre el frío, a Ushuaia en Julio!

Si es miedosa, cruzá “finito”, de frente, a los camiones más enormes que veas.

Si sufre vértigo, tumbá sin avisarle!

Si es coqueta, caminos de tierra y mucho polvo,! Que se baje hecha una porquería.

Lo que se te ocurra, pero intentá algo para que ya no te quiera acompañar.  

Porque si no lo hacés, lo más probable es que te haga vender la moto. Porque odia, la puta moto.

Y te lo vas a merecer… Por Pollerudo!

Afirmás en el Café, ante amigos y con tono sobrador, que la moto “Te dá libertad”… “que la ruta es tuya”… “ que nunca sabrán lo que se siente…”

Dejá de mentir, payaso! Si todos saben que sos un dominado!

Tuviste que pedir permiso hasta para ir al Café!! Pero te bajaste sacando pecho.

Pensás convencido: “Corranse, cucarachas, que acá va a pisar un macho“

No podés ser tan bobo. Si te agarra la máquina de pisar boludos, vuelca.

Ya me hiciste calentar… Me acabás de cagar la tarde y ya ni ganas de escribir me quedaron.

Separate o vendé la moto, Boludo!! Das vergüenza ajena!

Chau!… Me calenté!

Comments

comments