en julio partio plan nacional de seguridad vial para motocicletas

El crecimiento de los núcleos urbanos y el incremento del parque automotriz se traducen en ciudades que deben abordar sus desafíos de transporte y de uso de la vialidad urbana de manera integral y con mayores niveles de exigencias.

Pero también los usuarios de las vías de circulación en las ciudades buscan otras formas para enfrentar las crecientes demoras en los desplazamientos. Una de ellas es el uso de motocicletas, más atractivas frente a otros medios de transporte, por razones como su bajo precio y bajo costo de mantención y funcionamiento; los menores tiempos de desplazamiento; el menor espacio requerido para estacionarse; y la posibilidad de transporte puerta a puerta, entre otros.

Sin embargo, al lado de esas ventajas también hay problemas. Los usuarios de motocicletas son más vulnerables y tienen tasas de accidentabilidad mayores que los usuarios de otros medios de transporte, como lo demuestran algunos estudios publicados en Estados Unidos. Aun así, el parque de estos vehículos ha crecido sostenidamente durante los últimos años a nivel internacional, y Chile no ha sido la excepción.

Con el propósito de proteger la vida de las personas y de contribuir a reducir el número de fallecidos en accidentes de tránsito, y sin inhibir por ello el legítimo uso de un medio de transporte liviano y flexible, el Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones, a través de Conaset, asumió la tarea de formular un Plan Nacional de Seguridad Vial de Motocicletas, a seis años, que permita enfrentar con adecuadas condiciones de seguridad las consecuencias de una mayor participación de las motocicletas como modo de transporte.

Esta decisión se tomó considerando también el llamado hecho por el Observatorio Iberoamericano de Seguridad Vial, en cuanto a elaborar planes nacionales de seguridad que atiendan exclusivamente a las particularidades de este medio de transporte.

Para tal efecto, se implementaran 35 medidas contempladas en el Plan que iremos poco a poco, dándolas a conocer a través de este medio.  Estas, se enmarcan en cinco grandes áreas. Cuatro de ellas corresponden a temáticas propias de la seguridad vial. La quinta dice relación con la necesidad de abordar el problema desde una perspectiva más local, de manera que se atienda a las realidades específicas de las distintas regiones del país a través de la elaboración y puesta en marcha planes regionales.

Este plan se construyó tomando en cuenta la experiencia internacional, pero consideró especialmente la participación ciudadana de los motociclistas chilenos, quienes aportaron con sus ideas a través de diálogos ciudadanos que se realizaron en la Región Metropolitana y otras regiones.

Todas estas medidas, se crearon gracias a la valiosa colaboración de todos quienes aportaron con sus ideas a formar las bases para la formulación de este Plan de Seguridad Vial. En base a estos, se espera que contribuya a generar cambios profundos de actitud y comportamiento que ayuden a disminuir las trágicas consecuencias de la accidentabilidad de tránsito en Chile.

 

Comments

comments