nace en chile proteccion legal al motociclista

Fabritzio Varela, aunque por su nombre no lo pareciera, es un joven abogado chileno, de tan solo 28 años de edad, con dos pasiones muy grandes: El Derecho y Las motos.

Al titularse, a los 25 años y con su primer sueldo, se compro su primera regalona, una Honda Twister CBX250, ya que desde muy pequeño y prácticamente toda su vida quiso comprarse una moto y cuando tuvo la oportunidad no lo dudo un solo instante.   Al respecto comenta: “Es un sueño que todo hombre tiene, yo sólo lo hice realidad, no me gustan los autos por lo demás”.  Con el paso del tiempo ya ha tenido 4 motos y la última es una Benelli TNT300.

Ejerce hace 3 años la profesión y actualmente trabaja en un Estudio Jurídico que fundo con otros tres compañeros de Universidad, ACR Abogados y a casi un año de funcionamiento, ven diversos temas, entre esos, obviamente accidentes de tránsito.

Y como se intereso en ese tema?…”Corría el año 2014 cuando mi mejor amigo de toda la vida, también motociclista, tuvo un accidente bastante fuerte con un automovilista que se pasó una roja, yo seguí el juicio y lo gané, y por distintos motivos el juicio no lo continuamos, pero, en ese instante, me mentalicé que situaciones así, no se quedaran sin resultados positivos para el motociclista.  Así fue como posteriormente tramité algunos juicios logrando indemnizaciones a los motocos. Ya más adelante y con más experiencia en estos procesos es que siempre me rondó en la cabeza hacer algo relacionado con el tema y como esta profesión te abre un abanico de posibilidades cuando trabajas como independiente y si tienes una mente emprendedora y con ganas de hacer algo innovador que vaya en beneficio de los demás, es que nació la iniciativa de la creación de la página Protección Legal al motociclista; fundamentada, en que actualmente estamos en un contexto en que el motociclista se ve pasado a llevar y menoscabado en muchos aspectos, sobre todo en los accidentes de tránsito, en donde la mayoría de las veces, los enlatados que tienen la culpa y provocan un accidente se dan a la fuga, no responden los daños o responden a medias, etc. En definitiva, como nos ven en vehículos pequeños que según ellos, los arreglos no deben salir más allá de $ 50 a $ 100 lucas.  Se sorprenden cuando efectivamente por una maneta de freno, pedal de cambio o espejo se les cobra entre 40 a 60 lucas, unos les informa los daños completos, que pueden llegar fácilmente a los 3 millones de pesos y por arte de magia se hacen los locos o cambian el discurso y ya no se declaran culpables.

Por otro lado, en los accidentes en donde hay lesiones graves, incluso cuasidelito de homicidio los juicios llevados por el Ministerio Público, muchas veces quedan en nada, ya sea porque no se lograron recabar los antecedentes necesarios, faltan los informes de la SIAT, alcoholemias, informes de lesiones, etc. y así el enlatado sale con una pena mínima, con una Declaración de no perseverar en la Investigación o peor aún, un archivo de los antecedentes y el motoco hospitalizado, perdió su trabajo, su moto y quedó con secuelas físicas y psicológicas por el trauma del accidente, situación totalmente opuesta si se hubiese presentado la correspondiente querella.

Hoy en día, a pesar de que el gobierno está poniendo en marcha un plan de mejoramiento y seguridad vial para las motocicletas, debemos reconocer que no existe una cultura de respeto y de responsabilidad hacia el motociclista, es por eso que nos pasan a llevar cuando hay daños materiales, corporales, morales y en otros casos también monetarios derivados de los incumplimientos de las concesionarias cuando nos venden motos defectuosas; y la respuesta es siempre la misma: Pero si son Motos no más. Lo que no saben es cuánto uno quiere a ese conjunto de fierros, latas y plásticos que generalmente lleva un nombre que nosotros mismos le ponemos y que cuando tenemos un accidente preguntamos: Y la moto?, dónde está?, qué le pasó? antes de preocuparnos por nosotros mismos. Es un sentimiento que sólo nosotros podemos entender.

Como resultado de todo lo demás, nace la página Protección Legal al Motociclista, cuyo único fin es apoyarles y darles asesoria legal, cuando no les quieran responder por los daños a su moto producto de un choque, por la indemnización de las heridas que tuvo o el fallecimiento de un ser querido a manos de un automovilista irresponsable y temerario, que las concesionarias nos respondan y nos indemnicen de los productos defectuosos, que cada motociclista que se vea en alguna de estas situaciones sepa que habrá un igual que él reclamando por sus derechos, que los automovilistas sepan que cuando choquen a un motoco habrá un abogado que se preocupará de perseguir su responsabilidad en los hechos y que los indemnice, porque yo sí me pondré la camiseta y llegaré hasta la última instancia de ser necesario”.

Actualmente y a pesar de que lleva solo un mes y medio con la página, ha tenido una increíble aceptación con más de 1.200 likes en las redes sociales las primeras dos semanas, un fallo a favor y un acuerdo alcanzado en situaciones en donde si no se hubiese reclamado todo hubiera quedado en nada, haciéndose cargo de un caso que creemos será emblemático por los ribetes que ha ido tomando, el de Tormenta (Susana Hermosilla), motoca que fue chocada por un argentino que en el proceso fue decretado su arraigo pero que logró salir del país y además por una posible negligencia médica que habría cometido el hospital de Quillota por un mal diagnóstico que la habría dejado con una parálisis en su pierna izquierda. A tormenta la chocaron cuando venía de un evento a beneficio de otra motociclista, Valezka Cabrera Peñailillo que a su vez la chocó una automovilista que iba en estado de ebriedad, caso que al parecer también Fabritzio tomará. Todas estas son situaciones en donde si no se ejercen las acciones legales correspondientes sencillamente quedan en nada, pasan al olvido y la justicia se rompe.

Creemos que Fabritzio será un gran aporte al mundo de las Dos Ruedas, en lo que respecta a representarnos en situaciones de la índole anunciada anteriormente, nada mejor que ser defendido, asesorado y apoyado por un igual: Al respecto comenta: “Una de las situaciones que más me ha gustado de juntar estas dos pasiones, mi trabajo con las motos, es que luego de hablar con el motoco y decidir sobre su caso, es que muchas veces nos quedamos hablando de lo que nos identifica a ambos, las motos, se crea un ambiente especial.

Por otro lado, actualmente esta viendo casos en la región metropolitana, cuarta, quinta y sexta, su idea claramente es expandirse, ya que no sólo en el centro de nuestro país hay motocos que necesitan ayuda o asesorías,  eso lo ira planificando dependiendo de cómo le vaya en este sector. En todo caso y a través de la fanpage, siempre esta dispuesto a  prestar orientación o asesoría a cualquiera que lo necesite. Dentro de los servicios que brinda, está la representación en juicios por accidente de transito en los juzgados de policía local, Juzgados de Garantías, juicios civiles de indemnizaciones de perjuicios y cualquier otro tipo de temas legales y como si esto fuera poco, ofrece un 20% de descuento a los que presentan licencia clase C.

Roberto Ferreyra ha comentado: ” Felicidades, faltaba esta instancia de defensa, los motociclistas estabamos realmente tirados e indefensos”. 

Comments

comments