sandra-aparicio-la-primera-mujer-administradora-de-cama

Sandra  Aparicio, tiene  50 años  y es madre de un varón de 29 años y una nena de 22….trabaja como profesora de arte y se dedica a la pintura  de cuadros, vive en la provincia de San Luis en Argentina y maneja desde hace muchos años una moto Twister blanca, que es el amor de su vida y no pertenece a ninguna agrupación. Hoy en día, nos relata muy orgullosa, que es la primera mujer en ser nombrada Administradora General en uno de los grupos solidarios motociclistas mas grandes de América Latina, C.A.M.A.

Todo comenzó un día cualquiera, suena su celu, era Willy Bohamia (el gestor de C.A.M.A.), junto a un administrador de La Pampa, la llamaban para invitarla a ser parte del grupo, ser la representante y administradora general de su provincia…. fue una sorpresa tan linda, no lo penso dos veces y acepto.

El inicio de su incursión en el mundo de C.A.M.A. no fue fácil, muchos la miraban raro por ser mujer,  muchas veces incluso la mandaron a lavar los platos, a encargarse de la casa y de la cocina.  Definitivamente, su condición femenina al principio le jugo malas pasadas, pero ella con la fuerza que la caracteriza, fué capaz de seguir  adelante… personalmente, el ser mujer, nunca fue impedimento para remolcar una moto o ir a  ayudar a quién lo necesitara y donde la requirieran, sin dejar de pintarse las uñas y menos aún despreocuparse de arreglar su apariencia y hermoso cabello.

Nos relata que al principio, cuando recién empezaba a salir a la luz C.A.M.A., los hermanos motoqueros  no entendían eso del auxilio y que no se les cobrara nada, se les hacia muy difícil entender que alguien que ni siquiera les conocía, dejara de lado el confort del hogar para ir a socorrerles cuando quedaban por a, b, o c motivo varados en la carretera o en cualquier lugar.  De esta manera, ayudo en muchos auxilios como miembro, a veces solo en forma on line, otorgándole una charla amena y tranquilizadora al motero con averías, mientras el apoyo iba en camino.   Hasta ahora, una de las ayudas que mas la ha impactado, fué en un día de tormenta torrencial.  Recibe el pedido de auxilio de SALVAJE KA, una motoquera Peruanita de paso por su país,  la  fué a remolcar con su otra moto y su hijo. Salvaje Ka se quedo en su casa 4 dias.  Conocerla y compartir sus experiencias en las Dos Ruedas, fue fantástico, es un ser maravilloso.

Sandra vive  cerca de Las  Sierras, por lo que constantemente rutea por la zona y siempre antes de salir carga la mochila con cosas que ni sabe usar, pero por las dudas, por si llegara a encontrar a alguien que le puedan servir, siempre las lleva consigo.

Anécdotas para contar tiene muchas, pero una que no olvida, es la de un control policial de la que fué objeto, donde le ven la soga de tiro.  Le hicieron miles de preguntas, pobre policía,  le explico como una hora que hacia con ella, quienes  éran y el objetivo de C.A.M.A. Cuando al fin lo entendió, el policía solicito unirse y hoy forma parte del equipo.

 Hay dias que encuentran muchas motos quedadas y mientras se solucionan los inconvenientes, aprovechan de entregar el máximo de información a los motoamigos y lo mas importante y grato de toda la labor solidaria que realizan, es decir: “no me debes nada solo ayuda a otro”

Comments

comments